Actualización: entrenando mente y cuerpo

Escribo, borro. Escribo, borro. Lo dejo para mañana. Escribo, luego borro… y así se ha pasado el tiempo.

Bueno, un poco fast forward a mis últimas semanas-meses: Alex ya entró oficialmente a la school, por lo que ya tengo mi mañana libre para entrenar. Yeah, right. Decidí lanzar la tienda online de Zendurance porque la tienda en Facebook fue un caos. Y bueno, este proyecto me ha llevado varias horas de la mañana y de la tarde y de la noche… pero estoy muy orgullosa de él.

Mi entrenamiento de triatlón es de lo mejor, LO AMO. Gracias a Frank, mi coach de Endurance Mexico, le bajé 10 minutotes a mi récord (so far) de 10k y me acerco a mis mejores números antes de tener a Alex (y no se diga de mi grasa y peso). Pero el entrenamiento enfocado a triatlón es verdaderamente una belleza: entreno apegadísima a mi monitor cardiaco y, aunque un tanto desesperante, he entendido el término “building up”: en pocas palabras, cómo te vas “haciendo” un atleta de endurance y construyendo tu cuerpo, tu condición y tu mente para algo más adelante. Para algo grande.

Olvidémonos de querer ser un Ironman en 6 meses. De bajar los kilos que faltan en 4… De la fascinación por inscribirse a 1’052 carreras en el año. Decide cuáles son tus majors y espárcele unas cuantas para ir evaluándote. Olvidémonos del atasque de andar posteando todos los días lo rápido que corres los 10, 12, 15, 20, 50k… Todo tiene un ritmo, y son diferentes a lo largo de la semana.

ESO es lo hermoso de entrenar: Encuentra ese placer enorme en irte convirtiendo ese atleta al que aspiras día con día. Cada entrenamiento es encontrarte contigo, con tu mente, paciencia… hay días buenos, otros no tanto… y de otros, ni hablar! Es como disfrutar ese último delicioso pedacito de chocolate, como ir haciendo una escultura… paso a pasito. De.LiSh.

Tengo ya frente a mí el próximo reto: el Triatlón de Tequesquitengo 2011.  Como lo dijo mi coach: “algo para que disfrutes”.  De pronto volver a tener una meta al frente me pone emocionada, me voltea el estómago, me deja sin dormir algunos días. Sí, con esa euforia viene el fantasma del sabotaje, que me ronda una y otra vez.

Hay días en los que entrenar se pone difícil y no encuentro el tiempo para hacerlo. Llámenlo dedicarle todo el día a la tienda, otra parte a los niños que no cooperan, o la escuela. Cuando eso pasa, me entra un estrés y un sentimiento de “NO LO LOGRARÉ” que no les quiero contar.

Casualmente se llaman Pain y Panic...
Casualmente se llaman Pain y Panic...

He aquí donde mis demonios se presentan, se burlan de mí, me arrastran de la greña y me patean, ¿ejemplos?

Llego a nadar y no encuentro mi ritmo, ni mi respiración… y los demonios regresan para decirme que si no puedo siquiera lograr 100 metros sin concentrarme , cómo voy a hacer 400… 800 o 1500 (ya no hablemos de 3k)??

Cuando las piernas me queman o pedaleo tan lento, me dicen: “¿cómo vas a terminar en el tiempo que te piden?” Y ya de correr ni hablemos! “¿Cómo lo vas a lograr si estás más lenta que nunca?!  Si hoy el ritmo cardiaco se fue al infinito y lo único que pudiste hacer para terminar esos 11kms en ritmo fue caminar como ñora en parque de Polanco…”

Esos demonios van y vienen, porque hay días de entrenamiento en las que soy Chrissie y VUELO!  (de la nadada todavía no pregunten, es mi debilidad).

Mi coach tiene una frase muy sabia: las medallas se ganan en los entrenamientos, en las carreras sólo pasas a recogerlas.  Luego entonces hay días en los que definitivamente la medalla me la gano con sangre, otros son piece of cake (#ayajááá). Pero ¿qué hacer para dejarme de atormentar de esa forma?

Para mí este asunto de la corredera y el tri es 100% físico y 100% mental. Si no lo logras en el plano físico, lo mental no te va a ayudar demasiado. El blindaje mental es una habilidad, algo que se entrena también. Y se trata de una falta de confianza en uno, lo que nos lleva a tener MIEDO. Según Craig Townsend, especialista en entrenamiento mental e hipnosis, este miedo causa varios problemas durante la competencia:

No ser lo suficientemente bueno (aquello de los metros de natación, ¿recuerdan?)

Nerviosismo extremo al inicio. Me pasó hace casi 3 años en Huatulco: estaba tan nerviosa, que di un trago de agua, no podía dejar de toser, comencé a entrar en pánico de ahogarme, me acalambré… todo a los 100 metros de haber comenzado.

Entrenar de forma brillante, pero competir realmente mal.

Pensamientos negativos de todo tipo…. ¿necesito mencionar los de cada disciplina?

Preocuparse por pequeños detalles que probablemente nunca ocurran: un accidente mientras ruedo, una transición en la que se me olvide ponerme el casco, tenga que regresar, se me hayan olvidado los guantes, como esos sueños raros que tiene uno… es eso: invocar a la negatividad, para la que de pronto me pinto (nos pintamos) sola.

Que otros competidores te intimiden. Sí, probablemente la número 99 se ve que tiene 11 años de experiencia más que tú, 20 años menos  y como 10 puntos menos de grasa, pero tú también estás ahí y tú también lo vas a terminar, ¿cierto?…. ¿CIERTO?

Y varios, varios puntos más.

Townsend dice que cuando el triatleta vence esos miedos y comienza a creer en sí, los síntomas desaparecen.

La respuesta a esto es: visualización DIARIA. Simple y llana meditación. Bueno, para algunos no tan SIMPLE.

Así que… listos para la visualización?

Pon tu mente en blanco... regresa, regresa..
Pon tu mente en blanco... ponla en blanco... regresa, regresa..

Cada día, siéntate relajad@, con espalda erguida, manos sobre las rodillas. Respira por la nariz, exhala por la nariz. Cuenta cuatro tiempos inhalando lentamente. Detente. Exhala por cuatro tiempos. Intenta desacelerar tu mente.

Ahora bien, por tan sólo 5 minutos imagina en tu mente la carrera perfecta, exactamente como la quisieras hacer, como si sucediera en ese momento (eres rápido y seguro en el agua, una transición suave…). Esto, aseguran, programa a tu mente subconsciente para el éxito. Es una forma de autohipnosis.

Un elemento importante cuando estés en esta competencia visualizada es el llevar TODOS los sentidos a tu mente. Imagina el llegar al lugar, ver a los competidores, la gente, sentir el sol, la brisa, el ambiente, los colores, sonidos, aromas. Imagina llegar a la zona de transición y colocar tus cosas, prepararte para la salida. Siente la arena o el muelle en tus pies. Escucha la sirena y siente el agua, puede estar fría, oscura. Sé consciente de las patadas y manotazos que seguro recibirás (gracias). Mantente neutral, no le pongas sentimientos de angustia, no juzgues, coloca emoción y seguridad ante estos elementos. Siente cómo encuentras tu ritmo, cómo se siente el agua en tu cara y cómo es que navegas sin problema por todo ese trayecto. Cómo sales y vas a tu T1. Visualiza tu rutina. Visualiza la ruta en la bici, un pedaleo constante y con fuerza total. Tu T2. Visualiza tu carrera, un paso cómodo… Pero más que nada, asegúrate de sentir esa enorme alegría de victoria cuando cruzas la meta.

Townsend asegura que al realizar esta visualización por 5 o 10 minutos diariamente, notarás de forma gradual un cambio en tus niveles de confianza antes y después de la competencia, y los resultados irán mejorando. Esto es crearle un programa mental a tu cerebro en el “centro de control” para que sepa cómo actuar durante las carreras y entrenamientos.

Esta será mi primera parte de entrenamiento mental. Ya les digo cómo me está yendo… ohmmmm.

Anuncios

9 respuestas a “Actualización: entrenando mente y cuerpo

  1. Pues primero que nada, gracias por tu regreso al Blog…
    Segundo, gracias por la enorme reflexión acerca de que somos lo que pensamos. Me deja un sentimiento de ánimo, de aliento hacia mi propio desarrollo como atleta.
    Tercero, qué emocionante debe ser un tri, no termino de imaginarlo. ¿Cuándo es?
    Cuarto, no olvides traernos fotos!!!
    Quinto, te envío un enorme y apretado abrazo =)

    1. Wow! Vaya que eres veloz! GRACIAS por leerme, y más por darte el tiempo de comentar. El triatlón es el 25 de junio… o sea, YAAAA!!! Prometo una crónica profuuuunda de él. Y sí, el lema de este especialista es: “La Mente Controla al Cuerpo y La Mente es Ilimitada”… totalmente de acuerdo.
      Un abrazo.

  2. Wooooowwwwwwwww!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Me quito el sombrero, ser mama y lograr todo esto es digno de admirarse!!! Congrats Kai =)

  3. Excelente! Dile a ese fantasma del sabotaje “you can´t scare me, I have a daughter” (creo que has oido la frase por ahí…) funcionó para mí!!

  4. Hola. Me llamo Javier y me acabo de volver fan tuyo (como persona y como atleta).
    Tengo varias preguntas:
    1. ¿Conoces algún entrenador que puda prepararme? He estado buscando de todo: entrenadores, equipos de triatlón, etc. pero con poca suerte. Encuentro muchos pero no sé qué buscar o qué esperar.
    2. ¿Podrías postear más seguido? Me emociona leerte, jajaja.

    Te mando un abrazo gigante y la mejor de las vibras para esas metas que te pones.
    Te comparto mi objetivo: hacer (completo) Acapulco 2011. Mi esposa sufre cada vez que hablo de ello pero a mí me emociona hasta las lágrimas imaginarme nadando, pedaleando, corriendo y llegando a la meta.

    De nuevo un abrazo y muchas gracias (adelantadas) por tu respuésta.

    1. JAvier!!! GRACIAS!!! Mis entrenadores simplemente son los mejores. Es el e-Team (endurance.mx). Sé que tu esposa sufre (cuando no lo haces, es difícil entenderlo y apasionarte) invítala a correr contigo, a pedalear… al equipo! Dile que no sólo se va a poner buenísima, sino que lo podrán hacer juntos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s