GATORADE15k: confianza al alza

¿Despertador? Quién lo necesita cuando no has dormido al full toda la noche, pensando en que la barredora irá por ti (junto con la ambulancia y probablemente un monstruo de 3 cabezas con tentáculos pegajosos). De hecho, estaba soñando con… ¿que perseguía a Michael Jordan por su autógrafo? Bueno, tal vez era un buen augurio de que correría “bien rapidísimo”, sí, claro.

Así que arriba y veo que Jorge ya está bañándose y acelero. Ni hablar, ya no hay vuelta atrás… ¿verdad? ¿VERDAD? Playera, desayuno, Gatorade, SportBeans, audífonos, iPod, gorra, Zoé Water para el final… listos. Vámonos.

Warmup

Llegamos casi como turistas y de pronto ya estábamos calentando a ritmo de una instructora que nos traía de sentadillas a jumping jacks, y por bien portados: un sticker en el número para ganarnos una toalla G-Series Runner al final de la carrera (eso, o la podrían poner encima de mi cadáver).

En lo que entramos al corral naranja (yei! Buena estrategia de los organizadores de colocar ya no por “tiempo estimado”, sino por qué tan temprano fuiste por tu paquete) y estoy a metros de la línea de salida. Muy bien, mientras más lejos del final de los corredores, mejor (así me alcanzan más tarde).

Quedan unos 5 minutos para la salida y comienzo a ponerme en scan mode, cosa que ya hago en automático como reflejo o mecanismo de protección para no pensar en los nervios. Veamos: ok, todos son muy altos a mi alrededor, me siento un tanto atrapada… y huele… huele… al sope de un cargador de la Merced!!! QUÉ ASCOOOOOOOOOOOOOO!!!! Digo, el desodorante no te sirve ni para el calentamiento??? Pues vete hasta atrás!!!! No encuentro quién (¿y de qué serviría?), pero intento ahora no ponerme a pensar en ello… Veo a mi lado, un trío con sus Newton, bluffeando sobre si el triatlón de aquí, o el Iron de Cozumel… y ANTES de que me quemen en leña verde y me digan que por qué bluffear, que sólo platicaban, que qué envidiosa y un largo etc., sigan leyendo y les cuento la cosa de la bluffeada.

¿Ya vieron a la del sombrero de palma? Makes me wonder…

De mi lado izquierdo veo a una seño con… bolsa??? Va a correr 15km con bolsa (as in la que usas para ir al mall, a recoger a tus hijos)? Digo, aunque la traiga colgando cruzada al pecho, pues…¡¡es una bolsa!!.. foto, fotoooo, damn, se movió… y una más con una visera de esas tropicales que me dejan pensando qué tan cómodas serán para correr.

Mexicanos al grito… plomazo (TA MADRE, nunca me había tocado tan cerquita, casi me da un infarto)…arrancan…Polar listo…iPod…iPod….che iPod no vas a sonar???  Ah, listo….OK, mi Audiofuel a todo lo que da (el sig. Post les platico sobre este increíble soundtrack). Beso a J con un “nos vemos en la meta” y sólo me dice al oído: “vete a tu paso, tú traes todo para terminarla, no te presiones”…. lagrimita.

Y allá vamos!!! Muy bien…. wow, un stand con Gatorade PRIME…. no los había encontrado, me dan uno? Gracias! No me lo tomo ahorita, pero pa’ después.

El iPod se para otra vez… me detengo al lado… peleo…. vuelvo a pelear…. se me desconectan los audífonos…. sigue pasando gente. Mi yo dice: ya, vete sin audio… mi otro yo dice: son 15km…. no way José. Pierdo unos 3 o 4 mins aquí, prácticamente parada peleándome con él. Listo, adelante.

KM 1. Sin problema… buen inicio. Decidí incluir 30 segundos de caminata cada km. para recuperarme y evitar lesiones.  Dando vuelta por el Auditorio Nacional veo que me rebasa alguien…. y grito: “VAMOS CACHETÓÓÓÓÓÓÓÓÓÓÓÓÓN!!!!” Creo que dejé sin audición a más de uno, pero es que es un buen amigo que no veía hace tiempo. Y ¿por qué no?, yo sí saludo de abrazo y beso (corriendo, eso sí)… cosa que después me di cuenta y dije: ‘du-uh, cero que se haga eso’.

Viene la subida de Alencastre… generalmente esa la hago en entrenamientos, pero de bajada. “Es mi imaginación o esta subida la hacen más empinada cada año…”, dice un corredor a mi lado. Aquí empiezan los caminadores. NOT ME. Decidí que todas las subidas las iba a hacer a paso Chayito o como fuera, pero no las caminaría. Genial, llegué arriba… con el pulso a todo, pero lo hice…sigue de subida. Y de aquí en adelante sólo habría eso: subidas.

Hidratación… mis primeros dos SportBeans… mmmm, a gloria.

Subimos junto a El Sope…. qué #!%%& subida. Yo sólo iba rezando: perra subida, estúpida subida, maldita subida, subida pen…, ¿por qué de pronto me acordé de Don Diablo? Pero agradezco todos los días correr subidas. Me comienza a doler el tendón de Aquiles de la pierna izquierda. Algo debo de estar haciendo chueco. Reviso mi pisada… estúpida subida… mi cadera… pin…subida cada vez se ven más caminadores… mi inclinación… perra subida… ah! y uno de los triatletas caminando agarrándose la cintura, como de dolor de caballo. Minus one.

Llegamos arriba de esa subida y vienen unas cuantas bajadas-subidas…. voy bien…. me detengo para hidratación… sólo unos sorbos de Gatorade porque me supo muy cargado. Decido sólo agua y SportBeans a partir de ahora. Mis piernas listas para lo que sigue.

Pasando el km 8 es lo que Jorge escuchó llamar: ‘la paquetería’. Es decir, nos quedamos atrás los lentos, vamos a la mitad del camino, y se van, se van, se van, los veloces.

Sigo adelante con mejor perspectiva. El tiempo que llevo está decente y no para que venga por mí la barredora, sobre todo considerando TODA la gente que viene detrás de mí.

Veo pasar un par de chubbies (gorditas) corriendo. Muy a su paso, pero vienen forradas de KTTape. Literalmente, como momias. Les soy honesta: si traen KTTape en las pantorrillas, es porque traen lesión, o son propensas a lesionarse y no sé si 15km con esas subidas y el peso sean lo más indicado. Pero bueno, yo quién soy para decirlo. Por cierto, me sigue doliendo el tendón, justo debajo de los gemelos. No, no me puedo detener, porque me duele más, así que si quiero terminar, no puedo parar.

Coaches are made of sugar and spice…and everyrthing nice.

Subida mortal al costado del Lago. Sobre todo considerando que la pantorrilla la siento súper tensa, ¿me dará calambre? Quién sabe. Todo este trayecto también he visto a una coach que va y viene; se va y regresa por sus pupilos. INCREÍBLE. Debo reconocerle que habrá hecho unos 30kms al menos. Les lleva el pace, los distrae platicando y los mantiene en zona. APLAUSO de pie para ella.

Más adelante, en la hidratación encuentro a Don Chuy!!! Y con todo respeto, pensé: He’s alive!!! Allá va, y escucho de algunas: “aaaay qué lindo!!!” (en ese tono que usas para describir a un cachorro, o un bebé: lo odié). Yo sólo grito: “Venga Don Chuy!!!” Y me contesta: ‘Allá vamos, allá vamos’. Él estuvo conmigo dándome consejos durante la Carrera del Día del Padre de hace… 4 años!!! Decía que no tomaba nada de agua, un buche, tal vez, pero nada de nada. Amé verlo.

Don Chuy: The Man, The Myth, The Legend

Junto a La Feria colocaron un arco donde marcan los 10k con una frase motivadora: AQUÍ ES DONDE LA MAYORÍA ACABA SUS CARRERAS DE 10K. Un DJ le pone ritmo al asunto y me da un segundo aire.

Sííííííííííííííííí, faltan sólo 5 y ya todo es de bajada. Decidí ya no parar (sobre todo porque mi chamorro se tensaba si lo hacía), baja-baja-baja… entramos a Chapultepec, veo pasar a este atleta en muletas. Otro señor nos grita: “ya sólo quedan 2 kms!!”(siempre es mentira eso, pero se agradece)… dando vuelta a la curva veo al segundo triatleta de los Newton… estirando. Calambre, probablemente. Y más adelante al tercero. Caminando, con ese semblante de “lo terminaré caminando porque ya no doy más”. Los paso… de hecho las chubbies los pasamos. Y allá se quedaron porque ya no los vimos rebasar.

Sigo el ritmo. Intenté caminar, pero es imposible detenerme. La pierna se me tensa muchísimo, y obviamente, por compensar, me duele el muslo exterior derecho. Ya, sin achaques, Karime, termínalo, damnit. Adelante de mí vienen dos corredoras: minishort, calcetas de compresión…gordibuenas (seamos honestos). Una corre y espera a la otra que ya no da para más. Trota 10 metros y camina…. y así. La otra le grita que ya van a terminar… Yo le grito: vamos, ya no nos queda nada… no sé si fue motivación o qué, pero ahí nos íbamos las tres. La trotadora ya no da para más… se para. Yo doy la vuelta a los metros finales. Me decido: aprieta, no importa ya… no lo sé, me descompongo toda en mi esfuerzo de apretar, pero no voy a parar. Finalistas se asoman a gritar que ya terminas (por eso me encantan las carreras), siento el corazón a todo lo que da. Las piernas ya no me dan. Enderezo la cadera, me acomodo la playera, me subo los lentes. Me alcanza la pacer de las amigas…. la otra le grita que la espere….  yo ya no oigo. Quiero terminar. Veo el reloj: 2:09…. NO LO PUEDO CREER!!!! Mucho menos de lo que esperaba!!!! Grito de emoción. Terminé…. me duelen hasta las pestañas, pero lo hice.

Nos dan uno y otro G-Recover (que no he encontrado en ninguna parte, por lo tanto agradezco), agua…. fui a una fila eterna para la toalla (cosa que aprecio que J sea súper rápido, porque para cuando llegué, esperé poco para recogerla), encontré a Gabo, Araiz… me dio tanto gusto ver a tantos y saber que tantos estaban ahí, seguramente llevándome con su energía a la meta.

Tiempo oficial: 2:04 y pienso que si no me hubiera puesto a pelearme con el iPod al principio, incluso hubiera podido hacer un sub 2:00… Muchos hicieron 1:30 y menos. Pero yo estoy TAN orgullosa de esto. De no detenerme en las subidas, de haber pasado mucha gente, de no bonkearme porque me hidraté y frijolicé perfecto, de haber visto mis photo finish y ver que traía volando la pisada izquierda, lo que significa que necesito más fuerza y técnica… y de saber que el Maratón de San Francisco ya entró en la categoría de “finalizable” para mí.

Esa tarde estaba muerta… de hecho me preguntaba cómo diablos iba a terminar a los 42k.

Me he dado 5 días de no correr y con hielo para recuperar el estrés de mi pierna izquierda. Probablemente necesite un KTTape. Voy a hacer cita con el quiropráctico porque sí creo estar algo desalineada. Regreso con mi yoga para atletas y la fuerza del Crossfit. Y a eso le sumaremos la nutrición: ya no quiero tener esta pesadez de cadera.

Jorge y yo ya estamos inscritos al 21k de Ciudad de México. Amo correr con el amor de mi vida. Amo que me haya dicho: “si pudimos con 15, los 21 ya no son nada…” Amé compartir con él un mocha y desayuno después de la carrera. Sin hablar, en realidad, pero sabiendo que lo logramos y que estamos orgullosos el uno del otro. Con suerte, hasta mi hermano y otros más vendrán al 21k en septiembre.

I LOVE BEING A RUNNER… y mis hijos, como siempre, esperando la medalla. Porque ellos también se la ganaron.

¿Y mi medalla?
¿Y mi medalla, má?
Anuncios

7 respuestas a “GATORADE15k: confianza al alza

    1. Jeni, I totally loved your blog…makes my life better (truly). English is also my second language and don’t worry, there is no rush in reading it NOW. Espero que lo disfrutes y que ayude a mejorar tu español. 🙂

  1. vientos hermana, ya estamos entrenando para esos 21, será el segundo medio que corramos juntos, y el primer medio que corramos con mi cuñao.

  2. Me encantó tu reseña.
    En Diciembre corro mis primeros 21 km, como saber enfrijolarse de la manera correcta? Antes consumía gel pero me han gustado mas los sport beens pero no se aún como disifucarlos. Te lo pregunto porque mencionas en tu post que te enfrijolaste muy efectivamente 🙂
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s